Buscador

Libros Usados Tucumán

Renová tus lecturas o vendé esos libros que ya no te interesan con www.LibrosUsadosTucumán.com.ar    Nos mueve la pasión por la l...

6 de agosto de 2013

Guadalupe Carrizo - Licenciatura en Artes Plásticas


¡Hola hola! Desde São Paulo, Brasil les escribe Guadalupe Carrizo, estudiante del último año de la Licenciatura en Artes Plásticas de la Facultad de Artes de la UNT, y cursando el segundo semestre en una universidad de Brasil, a través del Programa Escala. Diciembre de 2012


Llegué aquí hace cuatro meses para cursar el segundo semestre de este año en la Universidade Estadual de São Paulo (UNESP) como estudiante de intercambio a partir del Programa Escala de Intercambios Estudiantiles.

Vine esperando encontrar por estos lados aquellas imágenes que están en el inconsciente colectivo sobre Brasil: carnaval, playa, mulatas y samba.  Pero São Paulo es diferente. Una ciudad distinta, enorme y maravillosa. Llena de edificios pichados (con grafiti), moradores de rua (calle), razas, aromas y colores apasionantes y contradictorios, nunca se detiene, por lo que no deja de sorprender en ningún momento. Es una ciudad absolutamente eficiente, ordenada “a su manera”, tiene un sistema de transporte muy efectivo.
Vivo en Lapa de Baixo, un barrio de clase media venida abajo rodeada de botecos (bares) 24 horas. Comparto mi casa con dos brasileros (Jorge y Sidney) y un mexicano (Hugo), con ellos aprendí a hacer caipirinha y sopa nordestina, descubrí el mundo del maíz hecho pan, caramelo, pamonha (parecido al tamal) y un sin fin de productos derivados, con ellos recorrí calles, museos, parques y baladas, discutí sobre arte, política, diferencias culturales, supe que la comida mexicana en Sudamérica en realidad es texmex. Aprendí que a veces en la vida sólo hay que esperar y que un prato feito es mais gostoso  si se comparte con ellos.
Mis días no tienen una rutina muy específica, tengo clases en el Instituto de Artes (IA) de la UNESP lunes, jueves y viernes, el resto de los días los aprovecho para conocer esta metrópoli que alberga la mitad de los habitantes de Argentina sólo en la ciudad de São Paulo y que, contradictoriamente tiene un ritmo menos acelerado del que esperaba y bastante paciente.
El Instituto de Artes de la UNESP queda en el barrio Barra Funda, al lado de la estación del mismo nombre. Es un edificio nuevo, con todas sus aulas equipadas tecnológicamente, limpias y ordenadas. El IA tiene alrededor de 500 alumnos en las carreras de Música, Artes escénicas y Artes visuales, que desenvuelven sus trabajos interdisciplinarmente. Dentro del predio además de las aulas y los talleres de pintura, grabado, cerámica, fotografía y producción audiovisual, hay dos teatros, una carpintería y un circo (!!!) el Circo da Barra, con clases abiertas a la comunidad y presentaciones anuales
São Paulo no es una ciudad turística, está llena de extranjeros pero ninguno viene a pasear o conocer la ciudad por bellezas naturales, aquí si sos extranjero estás trabajando o estudiando. Pero aun así la oferta cultural es tan amplia como las dimensiones de la urbe. Teatros, centros culturales, galerías y bibliotecas se encuentran en todos los barrios, así como intervenciones en la vía pública, en las estaciones, en los edificios. También hay una amplia convocatoria para proyectos, becas de estudio, investigación e intercambio. Asimismo cada dos años se lleva a cabo la Bienal de Arte de São Paulo.
Por una excelente casualidad mi viaje coincidió con la 30° Bienal “La inminencia de las poéticas”, el mayor evento de arte contemporánea en América Latina, así que la visité cuatro veces, ya que el predio, que se encuentra dentro del Parque de Ibirapuera, es enorme (como todo aquí) y posee el MAC (Museo de Arte Contemporáneo) y el MAM (Museo de Arte Moderno) con exposiciones permanentes. Este año la curaduría de la Fundación Bienal São Paulo seleccionó casi 3000 piezas de la obra de 111 artistas. Junto con la exposición se desarrolla el educativo de la Bienal, que tiene recursos humanos y material didáctico disponibles para la comunidad de excelente nivel. De hecho he sentido aquí en Brasil que el Arte-educación es valorado, respetado e incentivado con mucho más énfasis que en Tucumán.
Fue difícil al comienzo, todo cambio lo es, pero vivir aquí estos cinco meses me ha demostrado que hay que animarse, afrontar miedos y permitirse la experiencia de vivir en otro país ya que proporciona un crecimiento profesional y personal invaluable. Es aprender a convivir día a día con uno mismo y con todo un pueblo con costumbres diferentes, lo que permite descubrir los propios límites, aprender a entender y entenderse para construir un día a día repleto de sabores, aromas y personas que se convierten en tu familia con el pasar del tiempo y que se vuelven absolutamente inolvidables.
No puedo dejar de mencionar a Flavia Rodríguez, estudiante de Teatro también de la Facultad de Artes de la UNT, con quien llegué en julio a São Paulo por el mismo programa de intercambio. Juntas comenzamos. Como ya dije, comenzar no fue lo más fácil, pero después de todo este tiempo y todas esas calles descubiertas juntas conseguimos entender el dinero, los gestos, el idioma, las distancias y paixões brasileiras, não é flor?  
Aquí dicen que el pueblo paulistano es frío pero en mi camino se cruzaron Felipe y la familia Martinho, Mercedes,   Carmen, Teresa, Janaina y los chicos de Lira da Vila, Victoria, Ana Mae y la familia Ferreyra de Lima con una energía fuerte, cálida y afectuosa, divertidos, cariñosos y atentos, a quienes les agradezco por los momentos que vivimos juntos.  
En fin, les recomiendo a todos aprovechar la oportunidad de salir a visitar el mundo, continuar su formación en otras tierras y crecer porque finalmente toda la experiencia vivida es positiva.
Aquí he aprendido a paquerar y confiar en mi instinto, descubrí que voy a necesitar el pão de queijo al volver a casa, el puré de mandioquinha por las noches, la feijoada de los miércoles y el yakisoba para reconciliarse. He ampliado mi respeto hacia mi profesión, he curtido balada, salgado, choros, cervejas e filmes, y en todo ese vaivén de 150 días, principalmente, he cambiado y crecido.
Muchas gracias familia por el apoyo, gracias Grupo Santander Montevideo y UNT y muchísimas gracias UNESP por recibirme. ¡Feliz año nuevo Tucumán y muchos éxitos en sus proyectos!

Guadalupe Carrizo vivió un semestre intensivo de aprendizaje académico y cultural. Las escapadas a la playa fueron las prioridades de los tiempos libres.

Guadalupe anima a otros estudiantes a convertirse en intercambistas.



Fuente: Revista Sidera Visus 29

----------------------------------------

Quizás también le interese:

Guía de Carreras - Pregrado, Grado y Postgrado

Guía de Carreras - Terciarias


Todos los artículos  Estudiar en Tucumán

Todos los artículos Estudié en Tucumán
 



2 comentarios :

  1. que interesante tu mirada guada... realmente sao paulo es una ciudad que te atrapa... cuanta suerte y cuan valorable tu esfuerzo y dedicacion para estar ahi ! por que realmente mas que suerte es tener el coraje para dejar todo y animarse a vivir esa experiencia por demas enriquecedora, te felicito. y espero la estes pasando tan bien alla... algun dia nos veremos por aquellos pagos.. un abrazo...el jtp

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Guada por permitirnos compartir tu historia aquí!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...