Buscador

30 de julio de 2019

Comunidades Indígenas de Tucumán - Pueblos Originarios de Tucumán III

Las 16 Comunidades Indígenas (CI) reconocidas actualmente en la provincia de Tucuman son:

En el Valle de Yocavil:
CI de Amaicha del Valle
CI Quilmes


En el Oriente de las Sierras del Aconquija:
CI Solco Yampa
CI Los Cabrera


En la Cuenca Tapia-Trancas:
CI del Pueblo de Tolombon
CI Colalao
CI Potrero Rodeo Grande
CI Los Chuschagasta


En las Cumbres Calchaquíes - Sierras Centrales:
CI Mala Mala
CI Diaguita de Amfama
CI Diaguita Calchaquí Chasquivil
CI El Nogalito
CI Los Siambones


En el Valle de Tafí:
CI del Pueblo Diaguita del Valle de Tafí
CI Casas Viejas
CI del Pueblo Diaguita Kalchaquí del Ayllu El Rincón,
CI La Angostura
CI Diaguita El Mollar





Quizás también le interese:

Pueblos Originarios de Tucumán I


Pueblos Originarios de Tucumán II - Diaguitas - Calchaquíes

6 de julio de 2019

Muchacho pelador (Zamba de Osvaldo Costellos)

Muchacho de la cosecha
que por las manos desechas
se van secando tus brazos
como se seca el bagazo
que tu cuchillo no pele fuerte
porque en el filo anda la muerte.

Compañeros del rocío
por el camino del frío
con el padre caminando
la angustia se va yapando
cuando la escarcha le esté doliendo
se alzará el nombre floreciendo.

La madrugada ya está
Adolfo Aguirre se va a pelar
su juventud en el surco
es como el alma del azúcar
por las cañas que va cortando
su Tucumán lo está llorando.

Cuando el cansancio lo gana
a eso de media mañana
el vientito que le sopla
le va soltando una copla.

La pena ya no se le hace tanta
si anda una zamba en su garganta
y si la tarde lo alcanza
postergando su esperanza.

Regresa por los rastrojos
con sudor en los ojos
changuito Aguirre muchacho tierno
florcita en la voz del invierno.






 
 
 
 

22 de junio de 2019

Bandera de Tucumán – Bandera de Macha




  • El 24 de febrero de 1812 Belgrano ordenó a sus oficiales y soldados jurarle fidelidad y la bendijo
  • El 25 de mayo de 1812 Belgrano la hizo bendecir en la catedral de Jujuy
  • En julio recibió la orden de Bernardino Rivadavia, por entonces secretario del Triunvirato, de guardar esa bandera y seguir usando la española. Belgrano con dolor e indignación cumplió la order.
  • El 13 de Febrero de 1813, volvió a enarbolar una bandera haciendo jurar a sus tropas en el Río Pasaje, conocido desde entonces como Juramento. Siete días más tarde, el Ejército de Belgrano volvía a vencer a los realistas en Salta, donde sí flameó la enseña, que ya distinguía ambos ejércitos.
  • En Octubre de 1813, después de la derrota en Vilcapugio, Belgrano le pidió al párroco de la iglesia del pueblo de Macha que ocultara las banderas de su ejército, ya que veía posible una próxima derrota.
  • En 1885 (más de 70 años despúes de haber sido escondidas) el joven párroco del templo rural de Titiri, situado no lejos de Ayohuma, jurisdicción de Macha, efectuando una limpieza, encontró tras un cuadro las dos banderas que fueran creación de Belgrano: una blanca con una franja central celeste y una celeste con la franja central blanca.
  • El 13 de abril de 2010, nuestra aprovincia adopta una de ellas, la bandera de dos franjas blancas y una franja central celeste, como enseña provincial.
  • En 2019 (más de 200 años después de su creación), a partir de una hebras, apenas un filamento de más de un centímetro, encontrados en la capila de Tititi y una muestra mínima del lienzo al cual se accedió después de un acuerdo con la embajada de Bolivia, los científicos de la UNLP y el CONICET nos ofrecen más revelaciones:
  1. Que la primera bandera argentina es de color azul índigo
  2. Que la bandera fue confeccionada con una seda que se corresponde con un tafetán utilizado a principios del siglo XIX en Europa, entró al puerto de Buenos Aires desde Amiens, al norte de Francia y el paño tenía dos franjas horizontales blancas y una central de color azul oscuro
  3. Que el primer estandarte patrio no era de guerra. Por sus dimensiones -mide 2,25 x 1,60 metros- era para ceremonias

Declaraciones de los científicos Carlos Della Védova y Romano:

 

 …“En las alturas de Bolivia obtuvimos unas pequeñas hebras que permanecían en los paños donde se la conservó en la Iglesia de Titiri. Son trozos de poco más de un centímetro. Apenas un filamento, que nos permitió hacer los estudios"…

…“Nosotros teníamos algunas ideas iniciales respecto de cuáles podían ser los posibles colorantes con los que se había teñido la bandera, tomando en cuenta aquellos que eran más accesibles de conseguir en aquella época. Pudimos establecer y precisar la clase de planta de la que se extrajo el colorante…

… “Uno de los problemas para determinar el colorante empleado es que la bandera no tiene actualmente su color original, como pasa con cualquier tela añeja. En este caso más aún porque hablamos de una que tiene más de 200 años”... “Entonces tuvimos que combinar técnicas y equipamiento, desde lo más sencillo como análisis químicos hasta fluorescencia de rayos X y espectroscopía Raman”…

… “Además del color azul, validamos que es de seda, estudiamos el diámetro de la hebra –es de 12 micrometros, lo que se corresponde con el valor del material-, y por el entramado observamos que se trata del tipo de tejido conocido por su confección como tafetán”…

… “Por el efecto de la fotoevolución de los componentes de la seda. Es decir su contacto con la luz da origen a sustancias amarillentas, y al mezclarse con el azul original la tela se va tornando verde”…

…“La concentración actual del colorante está en una proporción similar a 0,4 gramos en un tanque de mil litros de agua. Significa una concentración muy pequeña que sólo puede ser hallada gracias a la sensibilidad del equipamiento empleado. El espectrómetro nos proyecta una foto exacta del color original, más allá de que ahora se encuentre diluido y atenuado”…

7 de agosto de 2018

Nicolás Renolfi, graduado de la UNT lidera el proyecto SAOCOM de fabricación de dos satélites



¿Por qué consideras importante que un país tenga el potencial de construir un satélite?

Te contestaría con una realidad, el grupo que se formó a principios del 2000 para diseñar el SAR. Luego con la experiencia adquirida pudo desarrollar los radares terrestres. Hoy hay unos 30 radares argentinos desplegados en nuestro territorio: secundarios, primarios y meteorológicos que tienen una gran importancia civil (control del tráfico aéreo, gestión de las fronteras).

La capacidad tecnológica desarrollada en materia espacial, más allá de los beneficios propios que se esperan de la misión satelital, permite que incursionemos en temas que son estratégicos en otras áreas de nuestro país, como posibles productos de exportación.

El área de desarrollo espacial nació del grupo que trabaja en reactores nucleares, dónde se utilizan técnicas y cálculos similares. En ambos casos la confiabilidad del sistema debe ser altísima.



3-Agosto-2018

“La UNT me dio una excelente base y me enseñó a aprender”

Entrevista con el líder del proyecto SAOCOM de fabricación de dos satélites idénticos. Nicolás Renolfi se graduó en nuestra Universidad y aún mantiene lazos con la casa de estudios.

Esta semana el satélite Saocom 1A fue trasladado desde el aeropuerto de Bariloche en el avión ucraniano más grande del mundo. Viajó con destino a Vandenberg en California, al norte de Los Ángeles, desde donde será lanzado al espacio posiblemente dentro de un mes.

El proyecto Saocom incluye dos satélites, el Saocom 1 A y el Saocom 1 B (este último estará listo el próximo año). Tiene como meta lograr imágenes día y noche en dos y en tres dimensiones e incluso a través de cualquier capa de nubes. Permitirá detectar el nivel de humedad del suelo, con lo que se podrá prevenir inundaciones o estudiar sequías, además de adelantarse a períodos de posibles incendios forestales.

Nicolás Renolfi lidera el proyecto Saocom por parte de la empresa INVAP. Si bien es nacido en Santiago del Estero, estudió la carrera de ingeniería electrónica en la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología de la UNT.

¿Por qué elegiste ingeniería electrónica y por qué decidiste trabajar en INVAP?

Elegí estudiar ingeniería electrónica porque de chico leía mucho artículos de revistas y libros de divulgación científica que tenía mi mamá y la parte de tecnología espacial me fascinaba (en especial las misiones de la NASA y las notas de la Muy interesante).

Cuando estaba finalizando mis estudios en la facultad, a punto de empezar mi trabajo final, una profesora de la facultad me presentó a un ex-compañero tucumano que trabajaba en INVAP y, café de por medio, me contó sobre INVAP y su desarrollo en satélites.

A partir de ese momento me puse en campaña de contactarme con INVAP y luego de varias charlas acordamos que realizaría mi proyecto final en un tema de interés para la empresa. Con el soporte del ingeniero Jorge Molina Palacios como director de tesis presenté mi proyecto a fines de 2000.

¿Cuándo ingresaste en INVAP?

Desde que me gradué hasta la actualidad, al principio diseñando partes de satélites y de radares terrestres y, los últimos años, en tareas de coordinación técnica y organizativa. Pude y, por suerte, sigo disfrutando de todas las etapas y trabajos que me tocaron resolver o participar.

¿Cómo seguiste tu capacitación luego de graduarte en la UNT?

La formación que he recibido luego de la universidad consisten en muchos cursos de capacitación técnicos y no técnicos que realice en INVAP .

En INVAP la principal capacitación termina siendo “on the job”, es decir, cuando uno deja los libros y empieza a aplicar ese conocimiento adquirido en la práctica.

¿Qué tareas realizaste en el proyecto SAOCOM?
Las vueltas de la vida… Cuando empecé en el año 2000 comencé a trabajar en una parte del radar del Saocom, luego de varios año,s cuando comenzaron los proyectos de radares terrestres fui acompañando también esos diseños. Después de 13 años, regreso nuevamente al Saocom pero con la tarea de coordinar actividades, asegurando los tiempos y manteniendo los presupuestos. El mismo proyecto, pero con otro enfoque.

¿Cuánto te sirvió la formación en la UNT para tu carrera profesional?

Si bien soy santiagueño, mi señora es tucumana. Tengo familia en ambas provincias, así que voy de visita cuando podemos hacernos un tiempo (aunque ahora es más difícil con cuatro niños). La formación académica en las ciencias duras fue muy buena, fue una excelente base y además la universidad te enseña a aprender. Lo que me faltaba de conocimiento pude desarrollarlo con libros, usando los mismos métodos que usaba en la facultad. Además los compañeros de INVAP que no se guardan ningún detalle y te cuentan cómo se hace todo.

¿Qué recuerdos guardás de tu época de estudiante?

Mantengo contacto con el ingeniero Jorge Molina Palacios, con quien tratamos de tener algún encuentro cada vez que viajo a Tucumán. Él es un entusiasta en la materia espacial.

Además mi suegro fue docente de unas de las materias de mis primeros años, pero quedate tranquila que para el final de la materia él pidió que otro docente me evaluara. Con él nos llevamos bien y nos gusta charlar cada que vengo de temas técnicos.

¿Qué cosas del Saocom se hicieron en Argentina y qué cosas afuera?

En Argentina hay capacidad y experiencia para desarrollar todos los componentes.
Para esta misión CONAE contrata a INVAP para el diseño, fabricación, integración y ensayo. Abarca la plataforma de servicios y el único instrumento que lleva el SAOCOM, el SAR, lo que llamamos electrónica central, más el subsistema de bajada de datos de ciencia

La CONAE junto a otras empresas se ocupa del diseño, fabricación, integración y ensayos de la Antena SAR. Es una estructura que desplegada en el espacio tiene una superficie mayor a 35 metros cuadrados y parte de sus componentes electrónicos fueron provistos por otros países.

Diría que más del 80% de las cajas electrónicas son hechas en Argentina, es decir, que son diseñadas, fabricadas, integradas y ensayadas en forma local.

Finalmente, INVAP es el responsable de integrar el satélite completo (la plataforma de servicios, la electrónica central con el subsistema de bajada de datos de ciencia y la antena SAR) y probarlo ambientalmente en la empresa CEATSA.

¿Por qué consideras importante que un país tenga el potencial de construir un satélite?

Te contestaría con una realidad, el grupo que se formó a principios del 2000 para diseñar el SAR. Luego con la experiencia adquirida pudo desarrollar los radares terrestres. Hoy hay unos 30 radares argentinos desplegados en nuestro territorio: secundarios, primarios y meteorológicos que tienen una gran importancia civil (control del tráfico aéreo, gestión de las fronteras).

La capacidad tecnológica desarrollada en materia espacial, más allá de los beneficios propios que se esperan de la misión satelital, permite que incursionemos en temas que son estratégicos en otras áreas de nuestro país, como posibles productos de exportación.

El área de desarrollo espacial nació del grupo que trabaja en reactores nucleares, dónde se utilizan técnicas y cálculos similares. En ambos casos la confiabilidad del sistema debe ser altísima.

¿Qué le aconsejás a los estudiantes jóvenes?

Que pueden lograr grandes cosas con mucho esfuerzo, paciencia y haciendo las cosas correctamente. Eso sí, los resultados se ven con los años. No hay que desanimarse en el camino. Esto es importante destacar en el mundo de lo inmediato que vivimos. Fuerza a todos los estudiantes y a no desanimarse que Argentina tiene mucho para dar y mucho que recibir de todos nosotros.

 Por Daniela Orlandi

Fuente: http://scait.ct.unt.edu.ar/un-graduado-de-la-unt-lidera-el-proyecto-de-fabricacion-de-dos-satelites/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...