Buscador

Libros Usados Tucumán

Renová tus lecturas o vendé esos libros que ya no te interesan con www.LibrosUsadosTucumán.com.ar    Nos mueve la pasión por la l...

29 de abril de 2011

...Rosa, Oro, Cristal Violado...

"...De manera que durante los meses de primavera,
cada semana ofrece la naturaleza nueva decoración"...

Sigue a continuación un breve fragmento acerca de nuestro querido Tucumán, extraído del libro "Viajes y Descripciones" escrito por Juan Bautista Alberdi:


No todos los arboles florecen a un tiempo. Primeramente asoma la aurora de la primavera en la cima de los lapachos que se tiñen de rosa. Después dan la señal los aromos que se vuelven de oro todo enteros, antes de mostrar una hoja, y lucen aislados en los prados. Más tarde, por sobre la cima de los bosques bajos que limitan los prados, levantan sus copas de oro otros árboles que cargan sus ramas de unas grandes rosas amarillas. De manera que durante los meses de primavera, cada semana ofrece la naturaleza nueva decoración.
Los que salen a los campos de la ciudadela en la estación de las flores, tienen que dar antes su atención al tarco que existe en aquella orilla del pueblo. Este árbol de cerca de diez pies de altura, tronco limpio y poco tortuoso, antes de mostrar una hoja se viste todo entero de una hermosa flor morada, con tal copiosidad que a lo lejos parece un inmenso vaso de cristal violado.  Un religioso, tan querido de las musas como de la virtud, después de un paseo diario por las cercanías de la ciudad, acostumbraba volver a tomar mate debajo de aquel árbol, que él llamaba de la libertad, a la lluvia de sus flores que desprendían los pájaros y los céfiros. Algunos años después, estando en Buenos Aires, los recuerdos de Tucumán, sacaron de su pluma la siguiente estrofa, cuyos dos últimos versos no sé por qué gusto tanto de repetir.

Pero, ¿a que recuerdo instantes
que mi hado infeliz no fija?
¡Oh! ¡Solitario Aconquija,
dulce habitación de amantes!
¡Oh! ¡Montañas elegantes!
¡Oh! I Vistas encantadoras!
¡Oh! ¡Feliz Febo que doras
tan apacibles verdores!
¡Oh días de mis amores,
que dulces fueron tus horas!




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios Recientes