Buscador

Libros Usados Tucumán

Renová tus lecturas o vendé esos libros que ya no te interesan con www.LibrosUsadosTucumán.com.ar    Nos mueve la pasión por la l...

14 de marzo de 2016

Franco Fagioli (contratenor)




Franco Fagioli nació en San Miguel de Tucumán, Argentina en 1981. Recibió clases de piano en el Instituto de Música de Tucumán y siguió estudiando canto, primero en su ciudad natal y luego en el Instituto Superior de Arte, la academia de formación para jóvenes cantantes en el Teatro Colón de Buenos Aires. El momento decisivo en la carrera del joven intérprete dotado de un talento impresionante llegó en octubre de 2003, cuando ganó el 10º Concurso Internacional de Canto “Neue Stimmen” de la Fundación Bertelsmann. Fagioli confirmó enseguida la naturaleza excepcional de su talento con una serie de importantes debuts operísticos. Encarnó con gran éxito al personaje protagonista de Giulio Cesare de Haendel en la Ópera de Zúrich en 2005 y desde entonces ha hecho suyo el papel de César en producciones presentadas por la Ópera Nacional Noruega (2007), el Festival Haendel de Karlsruhe (2008) y la Ópera Nacional Finlandesa (2012). En 2007 hizo su debut en el Festival de Pentecostés de Salzburgo bajo la dirección de Riccardo Muti y recibió una acogida calurosísima (el Neue Zürcher Zeitung se refirió con entusiasmo a su “centelleante interpretación”) cuando regresó al teatro en 2014 –por invitación de Cecilia Bartoli– para interpretar un programa de arias virtuosísticas escritas por Rossini y Meyerbeer para Giambattista Velluti, el último gran castrato. A finales de 2010 ofreció conciertos junto a Cecilia Bartoli en Londres y Bruselas y ha trabajado frecuentemente con ella desde entonces, de manera notable en la primera grabación mundial del Stabat Mater de Agostino Steffani.

La versatilidad y el virtuosismo de Fagioli se mostraron en total plenitud en 2012: en su debut en el Festival de Verano de Salzburgo mostró las ricas regiones más graves de su voz en el exigente papel de Andronico en Tamerlano de Haendel. En el otoño, entretanto, asombró a público y crítica por igual con sus interpretaciones en Nancy como Arbace en Artaserse de Leonardo Vinci, un papel concebido para un castrato soprano que cantó posteriormente en varios importantes escenarios europeos, incluido Versalles (y que ya había grabado anteriormente en CD y DVD). El año siguiente cautivó al mundo de la música con el álbum Arias para Caffarelli (“[...] la facilidad y la agilidad casi sobrehumana con que ataca algunos de los grandes números de bravura son sencillamente deslumbrantes”, comentó The Guardian). Las obras incluidas en el álbum, escritas originalmente para el castrato estrella italiano Caffarelli, estaban consideradas por muchos como incantables. En los últimos años Fagioli ha aparecido en una serie de álbumes de óperas completas, incluidas las primeras grabaciones mundiales de Siroe de Hasse (como Medarse) y Catone in Utica de Vinci (como César) para Decca, y La concordia de’ pianeti de Caldara para Archiv Produktion. En julio de 2015 Fagioli se convirtió en el primer contratenor de la historia que firmaba un contrato con Deutsche Grammophon. Su nueva relación acaba de dar su primer fruto con la publicación de Orfeo ed Euridice de Gluck y progresará en 2016 con la publicación de un álbum de arias a solo.

Fagioli hizo su presentación en Estados Unidos a comienzos de 2010 con una interpretación triunfal del papel protagonista de Giasone de Cavalli para el Teatro de Ópera de Chicago. “El sensacional contratenor Franco Fagioli [...] su timbre es dulce pero pleno, y sus maneras suaves y varoniles hacen que resulte creíble el efecto devastador que produce Jasón en las mujeres”, observó el Chicago Tribune. “Estamos viviendo en una nueva edad de oro del canto de contratenor y Fagioli es uno de los motivos que lo explican”.

En el Festival Haendel de Karlsruhe, donde aparece de forma regular, Franco Fagioli recibió críticas entusiastas por su interpretación de Ariodante en 2010. En 2014 y 2015 cantó allí el personaje protagonista de Riccardo Primo de Haendel. Su reputación como uno de los mejores cantantes haendelianos de la actualidad se vio reforzada por sobresalientes interpretaciones de papeles como Poro para el Festival Haendel de Halle, Teseo en la Staatsoper de Stuttgart y Bertarido en Rodelinda para el Festival della Valle d’Itria en Martina Franca. Esta última interpretación, que supuso el comienzo de una fructífera colaboración con el director Diego Fasolis, dio lugar a que la revista italiana L’Opera nombrara a Fagioli “Cantante del Año”. En 2011 se convirtió en el primer contratenor que recibía la más alta distinción musical de Italia, el Premio Abbiati, después de treinta años.

A finales de 2014, Fagioli hizo su debut en la Royal Opera House, Covent Garden, en el papel de Idamante en Idomeneo de Mozart. Su temporada 2014-2015 prosiguió con interpretaciones de Catone in Utica, presentada de gira con el grupo Il pomo d’oro de Riccardo Minasi en Wiesbaden y Versalles. La producción se ha repuesto recientemente en el Festival de Bucarest y podrá verse en el Theater an der Wien como pórtico de una temporada en la que está previsto que Fagioli una fuerzas con Il pomo d’oro para ofrecer recitales en el Wigmore Hall de Londres y el Rudolfinum de Praga. En 2016 volverá al Festival de Pentecostés de Salzburgo de Cecilia Bartoli para cantar el personaje de Romeo en Giulietta e Romeo de Nicola Antonio Zingarelli.




"[…] Fagioli provoca una impresión fascinante; el timbre realmente excepcional del contratenor argentino le permite dibujar gradualmente y de un modo acariciante una línea de diez minutos de duración, deslizándose suavemente hacia el registro más grave para luego ascender con absoluta pureza hasta las alturas, el símbolo de una libertad que se ve amenazada, pero que acaba alcanzándose en última instancia. El impacto es incluso más deslumbrante en los pasajes de coloratura a modo de fuego graneado que hacen que se luzca su sensacional tesitura de tres octavas a una velocidad vertiginosa”.
Süddeutsche Zeitung sobre una interpretación de Catone in Utica, junio de 2015

Hace falta ser un artista especial para brillar en las arias diabólicamente difíciles que constituyen la esencia del paisaje de la ópera barroca y de los primeros títulos belcantistas. Franco Fagioli posee la necesaria combinación de agilidad técnica, variedad tímbrica y amplitud de registro vocal que se necesitan para triunfar en obras que dejan perplejos a innumerables contratenores. El arte asombroso del cantante de origen argentino ha sido aclamado por los críticos de todo el mundo y atrae regularmente a públicos que llenan las salas deseosos de oír a un intérprete con el don de poseer una rara capacidad para ejecutar las espectaculares escalas, saltos y grupetos de las obras de lucimiento virtuosísticas de mayor dificultad.

“Fagioli es un intérprete absolutamente cautivador, tanto en [...] grandes piezas proclives a lucirse, donde su atletismo vocal es sorprendente, como en números más lentos y más íntimos”, señaló The Guardian de Londres en la crítica de su grabación de arias escritas por Nicola Porpora, el famoso profesor de canto y compositor del siglo xviii. Otros críticos han alabado la “legendaria sutileza” del contratenor, su “prodigiosa agilidad, su registro de tres octavas y su enorme despliegue de colores vocales”, así como sus “ráfagas de coloratura y sus audaces descensos en picado”. No es de extrañar que figure entre los mejores cantantes de la actualidad, estando cada vez más solicitado en los principales teatros de ópera, salas de concierto y festivales de todo el mundo. En la última década ha trabajado con directores del máximo calibre: Rinaldo Alessandrini, Gabriel Garrido, Nikolaus Harnoncourt, René Jacobs, Marc Minkowski, Riccardo Muti y Christophe Rousset entre ellos. También colabora regularmente con Il pomo d’oro y Riccardo Minasi.

Fuente:

www.franco-fagioli.info

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios Recientes