4 de mayo de 2011

Randeras Tucumanas

La randa es una artesanía tucumana, que se desarrolla principalmente en El Cercado, Monteros, y se transmite de generación en generación.

- Hoy, miércoles 4 de mayo, a las 11 hs, se inaugura la Escuela N° 297 Randeras Tucumanas, en El Churqui, Monteros
- Llegada de la Randa a Monteros
- Materiales para su elaboración
- El Blog de Adriana Ortiz: Randa Handmade Lace 
- La Historia de la Randera Tucumana Rosa de Arévalo
- Secretos Centenarios, del blog de Carlos Quiroga 
- El Libro: La randa. Una artesanía tucumana, de Tulio Santiago Ottonello. Lucio Piérola Ediciones, Tucumán, Argentina, 2010.
- Un artículo de revista: La randa primitiva: oficio de la tierra tucumana


Hoy, miércoles 4 de mayo, a las 11 hs, se inaugura la Escuela N° 297 Randeras Tucumanas, en El Churqui, Monteros
 


El nuevo establecimiento cuenta con aulas equipadas con mobiliario nuevo, sala de informática, biblioteca, cocina, área de administración, un patio techado y otro al aire libre.  Pero la escuela no solo estrenó edificio. También sumó nuevos alumnos en las salas de Nivel Inicial y en las aulas de Primaria. Ellos son los que, vestidos de fiesta, presentarán su reluciente escuela a todo el país.

Llegada de la randa a Monteros
La palabra "RANDA" proviene del Alemán "RAND" que significa TRAMADO.
En el siglo XVI, cuando Carlos V simultáneamente era Rey de España y de Alemania, hubo un gran intercambio cultural y artesanal entre dichos países, de esa manera "LA RANDA" que había nacido en Alemania se trasladó a España donde alcanzó gran difusión.   Por esa época España estaba colonizando América, por lo que fue introducido en nuestra Provincia por las "Damas Castellanas", quienes acompañaron a Españoles conquistadores y colonizadores en tiempos de la Fundacion de Ibatín (primera capital de la Provincia de Tucumán), que fue llevada a cabo por El Capitan "Diego de Villarroel", el día 31 de mayo del año 1565.  Las Damas Castellanas, elaboraron RANDAS durante 125 años, interrumpiendo dichas tareas debido al traslado a la ciudad de Ibatín (por orden Real) al actual emplazamiento, ciudad de San Miguel de Tucumán. Orden que no fue acatada por numerosas familias, que optaron por quedarse en las cercanías del Pueblo Viejo, El Cercado y otros parajes del Departamento Monteros.
Ejemplos de dedicación en ésta artesanía son Doña Antonia de Jesús Ariza, Doña Sara Rosa Sosa, y Doña Francisca de Galván, quienes a pesar de sus años continúan dando amor en sus obras.
En la actualidad hay aproximadamente 60 RANDERAS que ofrecen sus trabajos en todas las exposiciones artesanales del país que pueden asistir.
No se conocen antecedentes con respecto a los motivos por los cuales éste tramado artesanal casi haya desaparecido del continente Americano, y que por algún hecho fortuito sus latidos continúen dando vida a través de generaciones a éstas verdaderas obras de arte en el lugar denominado "EL CERCADO" del Departamento Monteros, Provincia de Tucumán, Argentina.- 

Materiales para su elaboración
La Randa es un delicado y artístico tejido de punto, consistente en una sutil trama elaborada con agujas y delgados hilos anudados con mucha paciencia, se realiza con agujas comunes y una guía cuyo diámetro regula el tamaño de la maya o punto. Se complementa el tejido básico estirando la malla en un bastidor de madera o de alambre, antiguamente se lo hacía con espinas de quimil, luego con pajitas de escoba, actualmente con alambre y consta de tres etapas.
1. Tejer la malla o trama
2. Tejer la puntilla y luego unir estas dos cosas
3. Colocar en el bastidor y bordar
Los bastidores son de madera o alambre y de tamaños muy variados, hay algunos de hasta Mts. 1,80 de diámetro.
El tejido se hace generalmente con hilo de coser, con lo que la RANDERA inicia su labor creativa haciendo surgir puntos como arroz, cadena, anís, lluvia simple, lluvia doble, etc., las que a su vez dan lugar a una naturalista con la confección de hojas, mariposas, pajaritos y motivos geométricos tipo arabesco, uniendo sin querer pasado, presente y futuro.

El Blog de Adriana Ortiz: Randa Handmade Lace
Donde aprendí a tejer Randa
Ya son varias personas que quieren saber dónde aprendía tejer la Randa. Cuando tenía unos 15 años mi papá me llevó a casa de mi abuela materna para que aprenda la técnica. Así es como ese verano mi abuela -Segunda Francisca Galvan- me enseñó, con mucha paciencia,los secretos de este encaje. Ella lo aprendió de su mamá. No hay otra manera de aprender la Randa sino de persona a persona. Y lamentablemente no existen más de 40 randeras en Tucumán, Argentina (cuna de la Randa ).


La Historia de Rosa de Arévalo
Una rama, aguja e hilo son los elementos que usa para tejer sus randas.

Los hilos de la randa atrapan sueños y conservan tradiciones

Miércoles 23 de Febrero de 2005 | Con un bastidor casero. Rosa Pedraza de Arévalo teje desde hace más de 60 años. Sus trabajos han viajado por todo el mundo y recibieron un premio de la Unesco.

Una leyenda indígena dice que los buenos sueños conocen el camino y pasan a través de la red; en cambio, los malos sueños se pierden, quedan atrapados en la red y desaparecen con las primeras horas del día, cuando se van deslizando por las plumas...
Con un bastidor casero, hecho con rama seca y flexible, un palito que va regulando el tamaño de la malla o urdimbre, una aguja, hilo de algodón y algunas plumas de pájaros, la conocida randera tucumana Rosa Elvira Pedraza de Arévalo teje el “Cazador de sueños”, antigua artesanía que simboliza la leyenda y que, según Rosa, debe colgarse dentro de la casa “para impedir que nos alcancen los malos sueños...”.
Y, como las pesadillas no conocen de fronteras, los tejidos que fabrica Rosa con sus manos cuidan los sueños en las casas de holandeses, japoneses, alemanes, austríacos, belgas, ingleses y norteamericanos, entre otros.

Elogios y premios
Turistas y empresarios argentinos y extranjeros que, a su paso por Tucumán se enamoraron de las randas que la artesana tejía frente al público, se llevaron algunas de recuerdo. Y no se fueron en silencio. Cada uno, en su lengua de origen, escribió elogios y otras dedicatorias que Rosa guarda celosamente en dos álbumes de recuerdos, que forman parte de su carta de presentación.
La destreza y la creatividad de esta mujer en el oficio de randera le bastaron para representar a Tucumán y alcanzar importantes galardones en cuanta muestra de artesanías viene participando desde hace 25 años.
Entre los reconocimientos más importantes que mereció figuran el Premio de la Unesco, que obtuvo en la Feria de Artesanías de América Latina 2001; el Primer Premio Nacional de la Feria de Maestros Artesanos de los 90 y recientemente recibió “La Rueca de Plata 2005”, en la Fiesta Nacional de la Artesanía que se organizó en Colón, Entre Ríos.

Aprendió jugando
Rosa recibió a La Gaceta en su casa, y rememoró cómo se inició en la randa, en Villa Quinteros -su pueblo natal-, en el departamento de Monteros. Mientras tanto, mostraba finos tapetes de todos los tamaños, cuellos, pañuelos, baberos, manteles, puntillas, chalinas y una variedad de prendas y de objetos decorativos para el hogar. “Soy la única de siete hermanas que a los seis años aprendió a tejer randas (ahora tiene 68 años). Me enseñaron mi madre, Mercedes Costilla, y mi abuela, Carmen Pacheco. Aprendí jugando, tejiendo puntillas para los vestidos de mi muñeca, y desde entonces nunca abandoné este trabajo”, cuenta orgullosa la mujer, que a los 18 años se recibió de maestra especial en manualidades en el colegio Cristo Rey de Aguilares.


Secretos Centenarios


Hoy apenas quedan unas 6 randeras en El Cercado y solo Margarita Ariza está dispuesta a revelar los secretos de ese tejido que aprendió de su madre, doña Juana Delgadina (94) cuando tenía apenas 8 años y que se ilusiona en transmitir a su nieta para que la tradición familiar no se pierda. “La randa es una trama elaborada a la aguja con finos hilos de coser anudados entre sí. Primero se hace la maya, que se teje con una aguja común y un palito de quinua o mora, que sirve de guía para medir su diámetro. Luego la colocamos sobre el bastidor, donde la tensamos y una vez allí comenzamos los bordados. Entre los puntos que aplicamos se destacan el arroz, anís, jazmín y abanico, entre otros. Una vez terminado el bordado procedemos a la lavar a la randa y almidonarla con apresto para que se endurezca el tejido”.
“Las carpetas que hacemos (léase randas) la aplicamos en la confección de pañuelos, centros de mesa, baberos, cuellos y souvenires- puntualiza Ariza-. (Del blog de Carlos Quiroga)


Libros: La randa. Una artesanía tucumana, de Tulio Santiago Ottonello. Lucio Piérola Ediciones, Tucumán, Argentina, 2010.




Artículos de revista: La randa primitiva: oficio de la tierra tucumana


Autores: Milagros Amador González
Localización: El Pajar: Cuaderno de Etnografía Canaria, ISSN 1136-4467, Nº. 6, 1999 (Ejemplar dedicado a: La indumentaria tradicional de Canarias) , págs. 68-70



Fuentes:
Dialnet
La Gaceta
La Letra Profunda
Randa Handmade Lace
El blog de Carlos Quiroga
Caminando Utopías

*** Y una poesía bellisima: La Radera Tucumana  (de Amalia Prebisch de Piossek) en el siguiente post.

10 comentarios :

  1. Lindo el post. Mi abuela no tejía randas pero hacía cosas parecidas a crochet.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Ricardo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por mostrarnos tanto sobre la Randa,me siento orgullosa de saber de la Escuela "Randeras Tucumanas".
    Mil gracias por mencionar mi blog.

    Su blog está super informado,felicitaciones.Y no cabe la menor duda que voy a mencionar este post en mi próxima entrada.

    Un abrazo desde Canada.

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias Adriana!
    Es una alegría enorme saber que hay una "randera tucumana bloguera" que cuenta sobre nuestra randa en internet en español y en inglés :)
    Un abrazo desde Nuestro Tucumán

    ResponderEliminar
  5. Hola! hermoso trabajo el de las randeras, yo estoy buscando el libro del Sr. Ottonello y no lo puedo conseguir. Por favor, necesito informacion para conseguirlo. Yo vivo en BsAs y me gustaria aprender esta técnica, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  6. Hola Mora Dulce!
    En el post:

    http://mitucuman.blogspot.com/2011/05/nuestra-randa-tucumana-vivira-por.html

    puse el enlace de un libro digital escrito por Adriana Ortiz que enseña como realizar esta técnica y lo podes adquirir por internet.

    ¡Espero que pronto estés disfrutando de poder hacer tus propias randas!

    ResponderEliminar
  7. LORENA VAZQUEZ30 septiembre, 2012

    hola, yo no sabia de esta técnica de tejido, desde el momento en que lo vi me encanto tu blog espero aprender estas bellezas. yo tengo 38 años y tengo 4 hijos, 3 son mujeres y espero aprender la técnica para enseñárselas a mis hijas yo vivo en el estado de México y me gustaría que me dijeras si la técnica la puedo aprender por Internet o hay alguna revista o libro que pueda comprar. espero tu respuesta. mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Lorena,

    Me alegro sinceramente que hayas disfrutado del blog y te agradezco que me lo hayas hecho saber.

    Hay una chica Tucumana que publicó un libro digital que enseña la técnica paso a paso.

    En este post:
    http://mitucuman.blogspot.com.ar/2011/05/nuestra-randa-tucumana-vivira-por.html

    cuento sobre ella y sobre su "Tutorial de randa tucumana":
    http://randa-laceshop.blogspot.com.ar/2009/02/tutorial-de-randa-tucumana-randa.html

    Espero que pronto estés disfrutándolo

    ResponderEliminar
  9. me encanta mi madre hacia unas carpetas con un palito y aguja de cocer nunca me llamo la atencion asi que nunca lo parendy sola empeze con el crochet y busco aprender la tecnica q ella asia luego de terminar ella la almidonaba quedaba como una red el punto y cuando la planchaba quedaba tan hermosa solo el florero entraba de tan llena de vuelo me gustaria saber gracias

    ResponderEliminar
  10. Susana, no te quedes con las ganas de aprender...

    Comunicate con Adriana Ortiz (ver comentarios anteriores) o preguntá en Monteros, seguro allá habrá alguien que estará muy feliz de poder enseñarte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...