23 de febrero de 2011

Bosques Nativos de Tucumán

Una nueva visión de los bienes y servicios que nos brindan Nuestros Bosques Nativos
Visión Antigua: estas masas de vegetación leñosa son un freno al desarrollo. Pprogreso es sinónimo de sacar del medio esta cobertura forestal para reemplazarla por una actividad rentable.

Nueva Visión: El bosque nativo involucra beneficios tangibles e intangibles indispensables para la continuidad de la vida sobre el planeta, como microclimas, refugio de fauna y flora, protección de los suministros de agua potable y fertilidad de suelos, fuente de energía, lugar de vida de comunidades campesinas y aborígenes y lugar de producción de recursos forestales y de productos no madereros, son una fuente de información climática almacenada en sus troncos por siglos y un sumidero de carbono capaz de hacer frente al cambio climático, fijando una parte importante del carbono que la actividad industrial y automotriz libera a la atmósfera.

Durante muchos años –y todavía ocurre hoy en día- estas masas de vegetación leñosa fueron consideradas un freno al desarrollo, de tal manera que progreso era sinónimo de sacar del medio esta cobertura forestal para ser reemplazada por una actividad rentable, sea agricultura o ganadería. ¡¡¡Una parcela con bosque nativo pasó a valer mucho menos que una parcela desmontada desmontada!!!.

Los Bosques Nativos son aquellos que se han establecido sin la intervención del hombre y, a diferencia de los cultivos y al igual que el suelo y el agua, son sistemas vitales, con una importante aunque limitada capacidad de autoconservación y autorregulación. Los mismos presentan una máxima complejidad conformada por una enorme diversidad de especies de plantas y animales que interactúan entre sí (polinización, predación, ciclo de nutrientes, dispersión). El bosque nativo involucra beneficios tangibles e intangibles indispensables para la continuidad de la vida sobre el planeta, como microclimas, refugio de fauna y flora, protección de los suministros de agua potable y fertilidad de suelos, fuente de energía, lugar de vida de comunidades campesinas y aborígenes y lugar de producción de recursos forestales y de productos no madereros (miel, medicinas, fauna silvestre). También son una fuente de información climática almacenada en sus troncos por siglos y un sumidero de carbono capaz de hacer frente al cambio climático, fijando una parte importante del carbono que la actividad industrial y automotriz libera a la atmósfera.


El proceso de degradación generalizado se debió a la explotación intensiva sin planificación y la rápida expansión de la “ganadería extensiva de monte” que redujo los procesos de regeneración de las masas forestales sobre extensas superficies.
Mucho mas recientemente la irrupción de la soja en territorio argentino, al igual que en los restantes países del Cono Sur, representó una nueva oleada de reemplazo de bosques por áreas agrícolas, particularmente en la región del Gran Chaco.

Las provincias que hoy en día vemos como las que amenazan al bosque son en realidad las que tienen la posibilidad real de preservarlo al largo plazo.
Las otras provicias no amenazan al bosque porque no lo tienen, puesto que ya transformaron gran parte de sus masas boscosas.

Mas allá de lo que se perdió, hoy tenemos una responsabilidad importante en generar herramientas suficientes para garantizar la plena injerencia de la actividad forestal en el concierto de las actividades productivas (áreas potencialmente amarillas en la jerga de la ley de bosques nativos en las distintas provincias).

Para ello será fundamental que en los próximos años se desarrollen y pongan a prueba técnicas silvícolas adaptadas a las diferentes realidades forestales del país y que se formen técnicos forestales preparados para llevarlas a la práctica. También será fundamental el desarrollo de un marco legal moderno y adaptado a las diferentes ecoregiones y común entre las distintas provincias que comparten los mismos tipos de bosques. Solo así podremos asegurar que la superficie que hoy la Argentina dispone de bosques nativos se mantenga o se incremente frente a otros usos alternativos que continuarán pujando por su reemplazo.

El aprovechamiento forestal bajo un manejo sustentable es una herramienta importante que tenemos para conservar la biodiversidad y otros servicios ambientales, además de mantener el valor productivo sobre grandes espacios del territorio, frente a los procesos irreversibles de transformación o deforestación para ser reemplazos por otro uso de la tierra. Toda la Sociedad paga las externalidades de este proceso de transformación (pérdida de biodiversidad, reducción de la disponibilidad de agua, pérdida de fertilidad de los suelos, emisiones de carbono, etc.).


Ley Provincial N° 8.304 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de Tucumán
La Ley Provincial N° 8.304, publicada el 30 de junio de 2010, aprueba el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Tucumán (OTBNT), y es complementaria a la Ley Nacional n° 26.331 que fue promulgada en diciembre de 2007 y que a su vez deriva del Artículo Nº 41 de la Reforma Constitucional del 94, donde se establece que: “Todos gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para las actividades productivas”.  El objetivo de estas leyes es proteger nuestros bosques nativos, mediante el enriquecimiento, la restauración, la conservación, el aprovechamiento y el manejo sostenible de los mismos y de los servicios ambientales que éstos prestan.

*** Zona Roja: no se puede transformar el bosque, o sea no se puede desmontar y ni extraer madera, en rollo o cualquier otra forma.

*** Zona Amarilla: no se puede desmontar pero sí extraer leña o madera de manera sostenible.  También está permitido realizar mountain bike, senderismo, cabalgatas.

*** Zona Verde: se permite todo tipo de actividades.

*** Zona Marrón Claro: indica que ya está desmontado y Marrón Oscuro corresponde a partizales de altura y valles intermontanos.

La propuesta actual del Ordenamiento Territorial (OT) es perfectible y esta sujeta a revisiones y ajustes periódicos, la fundación ProYungas por ejemplo, observa:

Puntos positivos:
•    Que las sierras del Aconquija y de Medina hayan sido incluidas en la Categoría roja, siendo ésto una contribución muy importante a la protección de cuencas.
•    La conectividad latitudinal de Yungas en el sector vinculado con la Reserva de Aguas Chiquitas (Cuesta del 25) que si bien es estrecha, al estar vinculado con un área en amarillo (Chaco Serrano), refuerza el potencial de conectividad latitudinal de Yungas.
•    Las áreas bajas de toda la cadena montañosa, con pendiente superior al 5%, están en un color amarillo lo que implica una restricción de uso.
•    El OT zonifica pastizales y altas cumbres en un color marrón que implicaría restricciones al uso en áreas sumamente frágiles e inestables.

Puntos a mejorar:
•    La propuesta actual no cumple plenamente con el objetivo de la ley de poner un límite a la deforestación, por ejemplo todas las tierras planas de la llanura del Este que pueden ser desmontadas, están en color verde, es decir sujetas a transformación.
•    La propuesta actual debería identificar un espacio de Bosque Chaqueño como reserva asegurando la persistencia de sus valores sobresalientes de biodiversidad chaqueño en el territorio provincial.
•    En la propuesta actual la escasa superficie remanente de bosque de Chaco o Yungas que conectan las dos eco regiones están en verde, debería protegerse por ejemplo el corredor en el norte del departamento Burruyacu. 

Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Tucumán (OTBNT)


Bosques y Comunidades Originarias

La situación de los pueblos originarios o aborígenes en relación a los bosques nativos argentinos. Se estima una población aborigen de alrededor de 1 millón de personas, 50% de las cuales viven en relación directa con el bosque, es decir alrededor de 500.000 personas pertenecientes a unas 10 etnias.
Con el reconocimiento constitucional de los derechos pre-existentes sobre la tierra de estas comunidades, previsto en la reforma de la Constitución Nacional del ‘94, hoy existe un reclamo generalizado de reconocimiento de la tenencia de la tierra sobre vastas superficies forestales de la Argentina, tarea no menor que deberá realizarse próximamente para tener claridad sobre el destino de nuestros bosques nativos y sus poblaciones ancestrales. Mientras este tema no se resuelva profundamente, la incertidumbre legal seguirá dominando el paisaje de buena parte de nuestros bosques nativos.


Fuentes:
- www.proyungas.org.ar
- Alejandro Brown.  Fundación Proyungas. Bosques Nativos de Argentina.  Congreso Forestal Mundial 2009
- www.fundefma.com.ar
- Ramón Luis Imbert. FUNDEFMA. Elaboración del Mapa de Ordenamiento Territorial



6 comentarios :

  1. Completisimo el blog, la verdad me esta siendo de mucha ayuda. Felicitaciones por tan hermosa provincia y por compartirla cn nosotros

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones, la verdad que es un excelente blog, muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Martín! Un gustazo recibir tu visita y tus palabras.

    ResponderEliminar
  4. Necesito el cel de ramon imbert
    porfavor para una investigacion para la facultad UNSTA

    ResponderEliminar
  5. No es intención de este blog publicar datos personales

    ¿Intentaste comunicarte con Fundesma?
    info@fundefma.com.ar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...